Nuestra felicidad genera beneficio a la empresa

Ahora la felicidad es un tema de moda. Todos sabemos lo importante qué es y nos preguntamos, de la mejor manera que se nos ocurre, qué es lo que queremos o necesitamos para conseguirlo, aunque muchas veces las conclusiones no sean ni muy concretas, ni muy satisfactorias. Por otro lado somos conscientes de la importancia del trabajo en nuestra vida, aunque solo sea por el hecho de ejercerlo durante tantos años, y sabemos que influye en lo bien o lo mal que nos sentimos con nosotros mismos, y , por tanto, en nuestro nivel de felicidad.

 

 

Los estudios dicen que la felicidad viene dada por 3 parámetros:.

  • Genética (50%)
  • Circunstancias (10%)
  • Actividad intencional (40%). De aquí el interés de este blog por la psicología positiva.

Vistos estos resultados está claro que la intención y la actitud es lo que realmente está en nuestras manos y siendo un maravilloso 40% creo que merece la pena estudiar el tema y potenciarlo en la medida en que podamos.

 

En la TED TALK que os pongo más adelante Santiago López (Sociólogo, Economista e licenciado en Ciencias Políticas por la Universidad Complutense de Madrid,) nos habla de que hay empresas que se están empezando a preocupar por la felicidad de sus empleados porque se ha comprobado  que los empleados más felices son los que más rinden, los más productivos. Las empresas que tendrán éxito son las que quieren resultados a través de sus empleados, no a costa de ellos.

Estamos en una sociedad laboral que ha desbancado los problemas físicos (dolores de espalda) como primera causa de baja en el trabajo, ahora la depresión y el estrés son las razones principales. ¿No es un buen momento para analizar la situación? ¿por qué pasa esto? Las empresas solo se están preocupando por los números y no por las personas, sin reparar en que el orden de los factores esta vez si altera el producto. Deben preocuparse primero de sus empleados para poder pensar en qué cifras pueden generar. Deben intentar dar algo a sus empleados (no solo sueldo) para motivar a sus empleados y conseguir el compromiso de todos los que forman la empresa porque ello supondrá mayores ingresos, concretamente un 10% de compromiso, general un 4% de  lealtad en sus clientes, que cada uno haga sus cuentas.

Así que señores empresarios, tengan cuidado con que vuestros empleados tengan mayores habilidades que desafíos porque son susceptibles de entrar en una depresión, y tengan cuidado de generar mayores desafíos que habilidades, porque ello les podría generar ansiedad, párense, analicen, deténganse por un momento y piensen en ellos porque en ellos está su beneficio.

Lo que quiero decir con todo esto es que dar felicidad es un quid pro quo y todas las partes involucradas saldrán mejor paradas de lo que empezaron. Familiaricemos con este concepto al que la sociedad se está empezando a adaptar .

 

La felicidad no es un estado permanente, ni siquiera duradero,  se compone de momentos concretos en los que recordamos ser felices y quizás sea la inmediatez una de sus características principales. Si realmente la felicidad, tal y como nosotros la describimos en los estudios, se compone de pequeños instantes en los que nos sentimos plenos, debemos intentar que cada momento sea así, ya que a mayor número de momentos felices, mayor felicidad en general.

La actividad intencional es importantísima porque nos hace percibir lo bueno en lugar de lo malo de una situación (como dice el poema de Mario Benedetti al final de la Ted Talk “no veo que las rosas tengan espinas, veo que las espinas tienen rosas”). Todo o mucho, es la actitud con la que hacemos frente a la vida. Seamos inteligentes, seamos felices.

Anuncios

Productividad: Por el bien de todos (win-win)

Cada vez somos más los que nos preocupamos por la productividad del trabajo y por la dificultad de conciliar éste con la vida personal. He encontrado un artículo que vuelve a incidir en los problemas de España con el tema de la productividad y he querido ponéroslo para que le echéis un vistazo.

En el artículo se argumenta, entre otros conceptos,  que en España no sabemos marcar objetivos y que ello es una lacra para nuestro sistema laboral, así es imposible que podamos ser un país productivo.  El problema viene de arriba, de las personas que gestionan la empresa y que gestionan a personas. Son estos dirigentes los que deben saber qué esperan de sus empleados y saber si esas personas lo llevan a cabo de manera eficaz y eficiente.

España necesita un cambio cultural laboral (indignante que ayer oyera a Ignacio Fernández Toxo decir que este país no necesita AHORA una reforma laboral). Debemos aprender el valor del trabajo que se saca adelante y no de las horas que estamos disponibles. Esto lo comenta también el artículo cuando explica que actualmente se valora más al empleado que se queda hasta más tarde, que al que mejor cumple sus objetivos. Es increíble que no se considere la conciliación, la felicidad y la eficacia como valores fundamentales de la productividad, pero así es. La sociedad en la que vivimos está avanzando muy lentamente, entre todos debemos dar un empujón a este concepto, ahora, en crisis, más que nunca.

Una vez me comentaron que una gran consultora medía el tiempo que sus empleados pasaban en las empresas, y cuando detectaba que sus empleados superaban las horas que estaban estipuladas para la realización de su trabajo y pasaban demasiado tiempo en la oficina, analizaban las posibles causas en base a dos conceptos:

  • Si tenían un problema personal
  • O si no eran capaces de conseguir el trabajo que se esperaba de ellos en el tiempo en el que se estimaba que se tardaba por realizar

El debate de la productividad, cada día en mayor medida, está en boca de todos, incluso Rajoy y Rubalcaba lo abordaron en su famoso debate preelectoral. Ambos estuvieron de acuerdo en realizar conjuntamente una propuesta para poder conciliar la jornada laboral y la vida familiar. Esperemos que no quede solo en promesas.

La situación actual del país está obligando a las empresas a centrarse en las cosas urgentes pero no en las importantes. Todo empresario debe preocuparse por la productividad de su empresa, y debe analizar las razones y las causas por las que la productividad es mucho menor de lo que podría ser. Éste análisis mejorará la situación de todos. No nos dejemos arrastrar por el pánico económico, y pensemos un poco más allá, ganaremos calidad de vida en todos los sentidos.

Me gustaría compartir con vosotros algunos personajes y conceptos curiosos que se preocupan por la productividad:

  • Michael henric coll: nos habla de un nuevo modelo de organización que evita los clásicos errores de la dirección de las empresas que se están cometiendo actualmente:  “Considero que todo enfoque orientado a manipular al personal para conseguir la mayor rentabilidad inmediata de la empresa demuestra miopía. La filosofía que desemboca en el concepto de organización fractalasume que los intereses del empleador no son opuestos a los de los empleados y que la relación es fundamentalmente sinérgica. Aprovechar y desarrollar esta sinergia es simplemente cosa de planteamiento y de organización. Tanto la empresa, por medio de sus administradores, como los empleados han de convencerse que “yo gano si tú ganas”, y cambiar a un sistema organizativo adecuado”
  • Principio de Dilbert: Como concluye el genial Scott Adams, el dibujante de las tiras de Dilbert, en su libro “El principio de Dilbert” (imprescindible): El modelo productivo perfecto es F5… o “Fuera a las 5”, si los empleados salen pronto tienen tiempo de ser más felices… lo que hace sean mas productivos
  •  Principio de Peter: El principio de Peter cuenta como en las empresas van ascendiendo a las personas competentes hasta que consiguen un puesto de responsabilidad que no pueden asumir. Ascender a las personas válidas hasta que llegan a un puesto donde su competencia deja de ser tal. Es un principio que ha sido comprobado en muchas ocasiones.

Es una crítica a las estructuras muy jerarquizadas donde solo puedes ascender en una dirección, hacia arriba y no siendo seleccionado para ascender hacia donde más te conviene o estás más capacitado, sino hacia donde puedes.

Dejo un video para la reflexión que consta de 4 partes, es de Carlos Kasuga, un japonés que nos habla de la productividad al estilo Japonés. Es director de Jakult, una empresa que ha generado mucha riqueza, y aunque se comenta que él no hace las cosas tal y como las vende, está claro que lo que “vende” (cuenta), se compra.

Continuaremos hablando de este tema por la importancia que tiene y porque  que todos, ahora, debemos reflexionar sobre ello. ¿Qué piensas tú?