Una carta especial a mis Reyes Magos

Estoy encantada de poder volver a escribir una carta a los Reyes Magos después de tantísimos años y con la misma ilusión con la que lo hacía cuando era pequeña, y es que ..vuelvo a creer en ellos!!. En realidad vuelvo a creer en todo porque cuando las cosas van bien vuelve el optimismo. Éste ha sido un año lleno de cambios, progresos y un año realmente feliz y me gustaría que pudiera seguir siendo así durante mucho tiempo, sin pedir más, solo lo mismo, que entiendo que es bastante.

Reyes magos

He visto cumplir todos y cada uno de los sueños en los que había depositado mis esperanzas en estos últimos 365 días. No todos son mencionables 😉 pero algunos sí: Permanezco en el convencimiento de que he conseguido al mejor hombre que podía acompañarme el resto de mi vida, no es cuestión de hablar de sus virtudes, pero sí de lo tremendamente feliz que me hace; hemos conseguido ver cumplido uno de los proyectos que teníamos juntos, una maravillosa casa propia con un encanto de sierra que no defrauda a nadie, por ahora; he conseguido un trabajo que por fin me llena, me gusta de verdad y qué difícil lo veía :). No solo me gusta el día a día, sino muchas otras cosas que son realmente importantes para mí, pero no quiero extenderme.

Siendo ambiciosa aun me quedan algunas cosillas por cumplir, pero pocas, realmente pocas.

A nivel general si es verdad que me gustaría que el mundo cambiase un poco, veo que lo está haciendo, así que también con eso estoy contenta, pero quiero evolucione en pro de recuperar los valores del pasado y se dirija a la preocupación por las emociones que está tan de moda pero que se ha convertido en el descubrimiento del siglo XXI. Es un gran avance que no debemos desaprovechar y cada uno de nosotros tiene el deber de poner ahínco en un progreso más rápido.

Valores

Por eso, mi carta a los Reyes Magos este año solo es de agradecimiento y de promesas. Promesas de volver a retomar lo mejor de mí para darlo a los demás, promesas de alegría y satisfacción,  y el firme convencimiento de cambiar mi peor defecto, mi genio! Solo eso ya me va a costar un triunfo 🙂

Agradeceros a todos, cada día más, que estéis ahí y me esforzaré también por ser más constante y dirigir los mensajes a lo que realmente os interesa  y en lo que realmente puedo aportar algo.

Feliz y fuerte 2013  para todos!!! que seguro lo va a ser!!

No lo digo yo pero hoy toca ser feliz

¿Qué tal la semana santa? ¿Os habéis ido de vacaciones? Bueno, os hayáis ido o no, éstas han sido fechas para disfrutar con quien hayáis decidido pasar vuestro tiempo libre.

Os dejo una canción del Mago de Oz, un grupo que me sorprende por su estilo y sus letras (temas de amor, mitología, religión -tanto críticos como de uso metafórico-, fiesta, amistad, etc). En esta ocasión ponemos “Hoy toca ser feliz” y aborda el tema de la ilusión y de creer en uno mismo. Incita a la recuperación después de una caída y a retomar el camino para ser felices. A mí me gusta mucho.

Actualmente el cantante del grupo se fue en octubre del 2011 y la banda informó que descansarán durante este año.

Por una sociedad con el valor del esfuerzo y la responsabilidad

Nací en una familia en la que ninguno de estos dos valores se apreciaba demasiado. En mi casa era importante ser bueno, generoso, alegre, divertido, tener buen carácter, educación y gran habilidad para pasar desapercibido si es que estabas metido en apuros. No te pedían mucho más. Es fácil explicar estos valores en una familia de 8 hermanos, como es la mía y que, como en todas, ha marcado el carácter de todos y cada uno de sus miembros. Pero creo que éste problema se ha dado en muchas familias y en la sociedad en general durante unos años. La sociedad del bienestar nos ha alejado de estos valores haciéndonos creer que podemos conseguir las cosas sin esfuerzo y que debemos disfrutarlas al máximo (hedonismo).

El paso de los años, así como las circunstancias en las que estamos inmersos, nos hace replantearnos qué cosas son las importantes y qué cosas son las que debemos hacer para tener una vida feliz y plena. Es muy probable que el esfuerzo y la responsabilidad sean conceptos que ya no estén de moda, se usaron hasta la saciedad a mediados del siglo pasado, pero han perdido actualidad e interés. Sin embargo son los conceptos que últimamente tienen toda mi atención y todo mi esfuerzo porque creo que van a ser los conceptos principales de la próxima década. Ya se ha acabado la bonanza, ahora tenemos que empezar a preocuparnos y ocuparnos de las cosas importantes.

Pienso que hay una generación enorme de Peter Pans (hombres y mujeres) en nuestra sociedad. Personas que no quieren crecer, que quieren seguir con la vida tal y como la conocen disfrutando de todos los bienes materiales que puedan tener y de una aparente vida idílica. ¿Por qué tenerle miedo a un cambio que nos va a aportar tanto? Estoy completamente de acuerdo con quienes dicen que esto es también una crisis de valores y nos va a costar mucho esfuerzo recuperar los que hemos perdido, pero está claro que merecerá la pena. Ahora oigo mucho que nuestros hijos no vivirán mejor que nosotros, ¿pero mejor en qué?, ¿realmente la gente que dice eso se está refiriendo a tener ropa, casas, móviles y coches? Yo creo que quedan muy buenos tiempos por llegar y seguramente se valorarán otras cosas (E.Punset en su libro El optimismo asegura que cualquier tiempo pasado fue peor, y no diré lo mismo por cobarde y porque nunca se sabe pero, en mi opinión, es muy probable).

Por todo ello es muy importante que nos preguntemos cómo podemos hacer responsables a nuestros hijos ya que no creo que sea una tarea fácil. Desde luego no se consigue diciendo frases como “aún es pequeño”, porque no se puede esperar que la responsabilidad aparezca con la edad sin que hagamos nada. Para exigir responsabilidad hay que tener en cuenta 3 factores:

  • La edad.
  • El desarrollo evolutivo del niño.
  • Las capacidades de nuestro hijo.

Para educar en la responsabilidad es importante que los niños se hagan responsables de sus cosas de pequeños (sin recordárselas si se les olvidan y castigándoles si así es). Es necesario que aprendan a tomar sus propias decisiones responsabilizándose de las consecuencias y ayudarles a reconocer y aceptar sus errores para así poder repararlos. Habría que marcar unas normas (pocas y claras) para que sepan a qué atenerse, pero lo más importante de todo es dar ejemplo.

Desde luego no se consigue que sean responsables si les sobreprotegemos (menospreciando sus capacidades), les exigimos demasiado (incitándoles a tener miedo y dudas de sí mismos si no cumplen nuestras expectativas), o haciendo por ellos cosas solo por el hecho de conseguir su cariño o porque nos resulta más fácil.

En cuanto al esfuerzo es el valor fundamental para conseguir nuestras metas y superar los obstáculos de la vida. Hacer lo que nos apetece pocas veces nos llevará a conseguir lo que buscamos. Tenemos que proporcionar herramientas a los hijos para enfrentarse con la vida, y el esfuerzo es una herramienta poderosa que siempre merece la pena. Algunos ejemplos para inculcar a nuestros hijos en el esfuerzo podrían ser levantarse temprano, realizar algún deporte, comer lo que menos nos gusta o realizar tareas en casa. Es importante que sepan que las cosas que se empieza hay que terminarlas y que no se deben hacer chapuzas.

Hagamos lo posible porque las futuras generaciones sean mejores y estén más preparados que nosotros. Aprovechemos esta crisis para reflexionar sobre lo que falla en la sociedad y saber transmitir valores que sirvan para aportar una mayor felicidad.

Responsabilicémonos de lo que es la sociedad y empecemos a esforzarnos por construir lo que queremos que sea.

Os dejo un vídeo de la televisión para padres dónde nos enseña a conseguir que nuestros hijos aprendan el valor del esfuerzo.

Bibliografía: http://www.efamoratalaz.com/recursos/Esfuerzo.ppt

¿Os habéis fijado qué día es hoy?

Pues no, hoy no es un lunes más,  es el día en el que has decidido abrir este blog, escuchar esta canción y dar la oportunidad  de que se convierta en un día diferente.

Seguramente todos creemos que esta canción (“Hoy puede ser un gran día”) tiene lo necesario para animarnos el día si estamos tristes, bajos de ánimo o, simplemente, sin ganas de nada. Esta canción, que es la última de la película Smoking room (2002), es una de las imprescindibles en cualquier charla sobre optimismo y felicidad. No solo alegra, además motiva, justo lo que necesitamos para que este día sea algo diferente. Lo necesario para salir y que te den ganas de disfrutar de todo lo que ves, de todo lo que oyes, de todo lo que tienes. Es un himno al optimismo vital que consigue animar un espíritu triste y uno no tan triste.

Y es que la música tiene la capacidad de condicionar y cambiar nuestro estado de ánimo, de ahí que tenga tantísima importancia en este blog, en el cine y en otras artes. La música potencia y dirige todas las sensaciones, las emociones. Si sabemos usarla tendremos un gran poder sobre nuestro ánimo.

Sentidla, disfrutadla!!

Para nosotras

Feliz lunes, como sabéis el pasado 8 de marzo se conmemoraba el día de la mujer. Antes se llamaba el día de la mujer trabajadora, pero como ya sabemos tod@s, nunca ha sido necesario ese adjetivo 😉

Por eso la canción de la semana está dedicada a las mujeres, a su fortaleza, a su resistencia y a su continua lucha. El 8 de marzo nos recuerda que todos los días debemos alegrarnos de ser mujer y dar gracias por todo lo que ello implica.

Porque algunas mujeres nunca podrán ser olvidadas (Cleopatra, Juana de Arco, Maria Callas, Marilyn Monroe, Eva Duarte, Margaret Thacher, Marie Curie, Edith Piaf, Gabriela Mistral, Madre Teresa de Calcuta, etc)

Motivando la fuerza personal

Feliz lunes  a tod@s, parece que “The artist” ha triunfado este año en los Oscar. No he visto la película, pero lo haré pronto.

Mientras tanto, y como viene siendo costumbre en “la octava”, os dejo con una canción que nos  ha propuesto una gran seguidora del blog, @tekilit (Silvia Quintana), y que habla de superación.  “I will survive”  nos habla de la fuerza interior que podemos encontrar tras una separación o una ruptura.

Es una canción de Gloria Gaynor (1978), pero os dejo una versión muy popular de Hermes House Band. Es una canción hiperfamosa que consiguió desde sus comienzos encontrarse entre los números uno.

 
Primero sentí miedo
Me quedé petrificada
Pensé que nunca podría vivir sin tí a mi lado
Pero luego pasé muchas noches pensando en el daño que me hiciste
Y me hice fuerte
Y aprendí a cómo seguir adelante
Y ahora vuelves
Del espacio exterior
Acabo de entrar y te veo aquí
Con esa mirada triste en tu cara
Debí haber cambiado esa estúpida cerradura
Debi haberte hecho dejar tu llave
Si hubiera imaginado por un momento
Que volverías para incordiarme
 
¡Vamos, vete!
Sal por esa puerta
Date la vuelta ahora
Porque ya no eres bienvenido
¿No fuiste tú el que intentó herirme con adioses?
¿Creías que me desmoronaría?
¿Creías que me tumbaría y moriría?
Oh no, yo no
 
Sobreviviré
Mientras sepa cómo amar
Sé que seguiré viva
Tengo toda la vida por vivir
Tengo todo mi amor por entregar
Y sobreviviré
Sobreviviré
Sí, Sí
 
Me quitó todas las fuerzas que tenía
El no hundirme
Estoy intentando con tesón arreglar
Todas las piezas de mi roto corazón
Y pasé tantas noches
Sintiendo pena por mi misma
Solía llorar
Pero ahora llevo mi cabeza bien alta
Y me verás
Alguien nueva
Ya no soy esa pequeña persona encadenada
Enamorada todavía de ti
¿Así que te apetecía dejarte caer por aquí?
¿Y esperabas que estuviera libre?
Pero ahora estoy guardando todo mi amor
Para alguien que me quiere
 
Vamos, vete!
Sal por esa puerta
Date la vuelta ahora
Porque ya no eres bienvenido
¿No fuiste tú el que intentó herirme con adioses?
¿Creías que me desmoronaría?
¿Creías que me tumbaría y moriría?
Oh no, yo no
 
Sobreviviré
Mientras sepa cómo amar
Sé que seguiré viva
Tengo toda mi vida por vivir
Tengo todo mi amor por entregar
Y sobreviviré
Sobreviviré
Sí, Sí