Una carta especial a mis Reyes Magos

Estoy encantada de poder volver a escribir una carta a los Reyes Magos después de tantísimos años y con la misma ilusión con la que lo hacía cuando era pequeña, y es que ..vuelvo a creer en ellos!!. En realidad vuelvo a creer en todo porque cuando las cosas van bien vuelve el optimismo. Éste ha sido un año lleno de cambios, progresos y un año realmente feliz y me gustaría que pudiera seguir siendo así durante mucho tiempo, sin pedir más, solo lo mismo, que entiendo que es bastante.

Reyes magos

He visto cumplir todos y cada uno de los sueños en los que había depositado mis esperanzas en estos últimos 365 días. No todos son mencionables 😉 pero algunos sí: Permanezco en el convencimiento de que he conseguido al mejor hombre que podía acompañarme el resto de mi vida, no es cuestión de hablar de sus virtudes, pero sí de lo tremendamente feliz que me hace; hemos conseguido ver cumplido uno de los proyectos que teníamos juntos, una maravillosa casa propia con un encanto de sierra que no defrauda a nadie, por ahora; he conseguido un trabajo que por fin me llena, me gusta de verdad y qué difícil lo veía :). No solo me gusta el día a día, sino muchas otras cosas que son realmente importantes para mí, pero no quiero extenderme.

Siendo ambiciosa aun me quedan algunas cosillas por cumplir, pero pocas, realmente pocas.

A nivel general si es verdad que me gustaría que el mundo cambiase un poco, veo que lo está haciendo, así que también con eso estoy contenta, pero quiero evolucione en pro de recuperar los valores del pasado y se dirija a la preocupación por las emociones que está tan de moda pero que se ha convertido en el descubrimiento del siglo XXI. Es un gran avance que no debemos desaprovechar y cada uno de nosotros tiene el deber de poner ahínco en un progreso más rápido.

Valores

Por eso, mi carta a los Reyes Magos este año solo es de agradecimiento y de promesas. Promesas de volver a retomar lo mejor de mí para darlo a los demás, promesas de alegría y satisfacción,  y el firme convencimiento de cambiar mi peor defecto, mi genio! Solo eso ya me va a costar un triunfo 🙂

Agradeceros a todos, cada día más, que estéis ahí y me esforzaré también por ser más constante y dirigir los mensajes a lo que realmente os interesa  y en lo que realmente puedo aportar algo.

Feliz y fuerte 2013  para todos!!! que seguro lo va a ser!!

La magia de internet

Estamos en un momento crucial en nuestra historia. Todo está cambiando tan rápido que somos incapaces de procesar  lo que está ocurriendo. Algunos se niegan a escuchar, otros tímidamente hacen que escuchan e intentan captar algo, y los más atrevidos se lanzan a investigar este nuevo mundo que cada día convence a más gente. ¿A qué estamos esperando? Internet, las redes sociales, la nube, el teletrabajo, …todo está cambiando y no debemos anclarnos en un pasado que, encima, no funcionaba.

Muchas personas se encuentran abrumadas por la cantidad de información de internet y por las relaciones del mundo 2.0. Pues ya llegan tarde, ya estamos en el mundo 3.0, el de la web semántica. No importa qué significa, lo que quiero decir es que hay que darse prisa y, sobre todo, hay que tener mucha voluntad hacia el cambio porque si no nos vamos a quedar completamente obsoletos.

Cuando escucho a mi marido decir que no le gusta eso de facebook ni de whats app o cuando oigo que la gente sobrevalora su privacidad y teme “estar” en la red, realmente me alarmo. ¿Es que no saben que ya estamos absolutamente controlados y que lo único que están consiguiendo con su actitud es perderse todo lo bueno que internet nos aporta?

Veo la maravillosa revolución que internet está suponiendo  y me da pena que algunos no lo vean y que otros, que lo ven, no estén dirigiéndolo correctamente. Éstos últimos son los que intentan tener la red controlada (gobiernos y organismos) y buscan cómo coartar el poder que hace que cada individuo pueda desarrollar, no dándose cuenta de que, para bien o para mal, la red es de todos y cada uno, siempre y cuando no haga daño a nadie, tiene el derecho a usarlo.

  • Si no reaccionas al cambio, mueres.
  • Si reaccionas al cambio, sobrevives.
  • Si anticipas el cambio, adquieres una ventaja competitiva.
  • Si provocas el cambio, te conviertes en el líder.

Me gustaría acabar esta breve opinión con un video de Microsoft sobre el 2019,  ¿no queda tanto verdad?

BASTA YA DE POLÍTICA EN FACEBOOK

ImagenFacebook, por definición, es una red social, una plataforma para relacionarse. Eso pensaba yo cuando me apunté, pero cada día me voy convenciendo de que para algunas personas es una tapadera :). Para ciertas personas es, en su mayoría, una herramienta política donde desarrollar mítines y reflejar ideologías. Sinceramente, nunca me gustó pero ha llegado el momento en el que me crispa tanto que YO TAMBIÉN quiero dar mi opinión sobre este asunto.

Animo a estas personas a que creen una red social política para expresarse

Creo firmemente en la libertad de expresión y en la libertad de opinión, pero ¿no creéis que hay temas que son muy personales? Siempre se ha dicho que de política, religión y fútbol, es mejor no hablar con amigos que no opinen igual que tú y, por supuesto, son temas vetados totalmente en reuniones de trabajo. ¿Cuál es el objetivo de expresar estas ideas en facebook? ¿convencer? ¿necesidad de contar tu manera de pensar? ¿conseguir que la gente te siga o conseguir que la gente haga lo que haces tú? Lo que quiero decir es que si tanta necesidad tiene la gente de expresar sus ideas políticas, ¿por qué no se crea una plataforma donde puedan hacerlo libremente, y el resto, libremente también, elijamos si deseamos o no oírlo?. Personalmente sigo la política, es obligatorio siempre y ahora especialmente, pero, sinceramente, la veo tan corrupta y tan oscura que como solo consigue ponerme de mal humor, la sigo de lejos. No quiero oírla en facebook, y menos teñida de opiniones y  de radicalismos.

Sin gran esperanza hacia el cambio, informo a los fanáticos políticos que, aunque está comprobado que facebook tiene un  importante efecto sobre la coordinación de los movimientos de protesta, no se consigue que creen cambios en las conductas e ideologías.  Al menos así se desprende del estudio 2.736 del CIS sobre internet y política (en España) que coincide con otras fuentes (como el Instituto Nacional de Estadística) según se publican en lavanguardia.com.

Concluyendo, somos muchos los que estamos cansados de recibir propaganda política en facebook (1 de cada 5 usuarios de facebook elimina amigos por razones políticas), y con esto os animo, empujo y suplico, a que estos mensajes los realicéis en una red social política, que por cierto, no he encontrado, y para la que os deseo el mayor de los éxitos.

Ella, Cayetana, la vida de una silenciosa sufridora

Antes de ponerme a hablar del libro, me gustaría confesar mi pasión por las autobiografías y las biografías. Es muy complicado que alguna no me guste y esto me hace ser una crítica fácil. No sé si es curiosidad, cotilleo, morbo, o simplemente interés en la vidas ajenas y en las reacciones de las personas, pero el caso, es que todavía no ha llegado el día en que pueda criticar ferozmente ninguna que me haya leído.

Si tuviera que definir este libro lo haría con dos adjetivos: fresco y aparente. Fresco porque está escrito con simpleza, con sinceridad, y se lee de manera ligera y constante. Con aparente, quizás hubiera otro adjetivo más adecuado para lo que quiero decir de él pero no lo he encontrado, quiero decir que Cayetana es una mujer que es muchas cosas pero quiere ir de otras muchas. No para de decir de sí misma cómo se ve en lugar de dejar al lector que lo adivine. Pretende darnos una imagen de sí misma que no consigue trasladar y deja abiertos algunos frentes que nos permiten deducir sus carencias, sus faltas y, sobre todo, sus remordimientos de conciencia por no haber hecho algunas cosas mejor (como prestar mayor atención a sus hijos), aunque ya se esfuerza ella en plasmar lo mejor que ha hecho.

Se la adivina egoísta, divertida, caprichosa, constante, apasionada, bien educada, con valores (aleatoriamente elegidos), pero ante todo, humana. Me gusta como no tiene problema en decir cómo ve las cosas, a veces lo hace por convencer y a veces por tratar de ser sincera, pero es curioso. Realmente cuenta su vida, lo hace por encima, sin adentrarse en lo profundo de los conflictos, lo que da pena, pero muchas veces si deja entreverlos.

Es sincera, no creo que nada de lo que diga sea mentira, aunque procura idealizar algunas situaciones y a algunas personas. Trata de definir bien la relación que ha tenido con su padre y sus dos primeros maridos, pero no describe bien las emociones. Se nota que es una mujer bloqueada, educada, como ella dice, para no quejarse, para seguir adelante sin sentir o sin decir que siente dolor.

Lo recomiendo porque me siguen apasionando las obras que hablan de personas, de vidas, de situaciones y de personalidades, pero desilusiona. Sigues sin conocer a Cayetana. Se la ve una mujer que ha sufrido mucho, pero más por haber sido obligada a guardarlo en silencio que por la vida que le ha tocado vivir. Sin embargo, se disfruta con la lectura y se llega a conocer un poco más a esa caprichosa mujer que realmente hace lo que le viene en gana.

El mundo ya ha cambiado

Que maravilloso vídeo (abajo) para ilustrar el cambio que está suponiendo internet para todos nosotros. Lo que viene a decir es que el mundo ha dado un cambio radical. Ahora todos tenemos voz y voto y debemos ejercerlo, hablar, opinar, MANIFESTARNOS. Prácticamente es una obligación, como lo es votar. Debemos creer que la fuerza individual es la fuerza del conjunto, es lo que está permitiendo internet y lo que estamos haciendo real todos.

La historia del video, que está causando verdadero furor en las redes sociales (ya supera más de 100 millones de visitas en la primera semana, dicen q el más visto en menos tiempo) habla del “famoso verdugo de Uganda”, KONI, que capturó al hermano de Jacob en uno de sus crímenes. La campaña está realizada por Invisible Children INC.

El vídeo es en inglés pero es muy visual.

Las mil caras de la felicidad

Desde el principio la intención del blog es crear un espacio dónde poder leer (artículos, notas, reflexiones, etc.) y escuchar (canciones, conferencias, análisis) todo aquello que pueda afectar o estar relacionado con la felicidad de las personas. Con esa intención he pedido a algunos  asiduos lectores del blog que manifiesten qué es lo que a ellos les hace felices, que nos hablen de su experiencia, sea la que sea, y que reflexionen con nosotros aportándonos su visión, su realidad.

Sara Blanco comparte con nosotros su experiencia de la maternidad y nos cuenta su percepción de cómo la sociedad afronta esta cuestión:

Conozco muchos matrimonios y parejas que a la pregunta -¿para cuándo un niño? -responden cosas parecidas a estas:

–       Puf, no sé, por ahora no, más adelante, al menos dos añitos para poder disfrutar un poco.

Yo intento no preguntar mucho esto porque padezco en mis carnes infinidad de preguntas incómodas e intento empatizar de antemano con el interrogado.

Pero, cuando escucho estas preguntas, me gusta escuchar qué contesta la gente y, normalmente, me hace pensar. Cuando tenemos hijos ¿dejamos de disfrutar? Si es así, ¿por qué tenemos hijos?

Hay cosas en la vida que se pueden decidir. Por ejemplo: comprarse una casa, mudarse, irse al extranjero, comenzar unos estudios, ponerse a dieta, casarse, irse de viaje a un lugar determinado, etc. Muchas de estas cosas se piensan, se consultan, se planifican, se meditan y se deciden, invirtiendo un tiempo determinado que va en función de la importancia que le demos.

Hay otras cosas, quizá más trascendentales, que no se deciden, simplemente llegan y se desarrollarán en función de cómo las acojamos nosotros: el amor, la enfermedad, una determinada oferta de trabajo, la lotería, nacer, morir, etc. Estas cosas vienen sin avisar. Y la reflexión, las medidas y el plan de actuación son posteriores.

Pues bien, en el tema de los hijos me parece muy curioso que pertenezcan más al primer grupo de cosas que al segundo…

Pero bueno, volviendo al principio, me surgen infinidad de dudas. Retomo la ya planteada, ¿los niños nos impiden disfrutar? ¿En qué sentido? ¿Cuál es el momento ideal para tener hijos?

En este tema, el de la descendencia, la gente tiene el gran valor de opinar con mucha libertad, obviando que están metiéndose en una parte privada e íntima de la otra persona. A veces, si es alguien cercano el que te regala sin pedirla su opinión, no te importa. Otras, cuando es un simple conocido o un transeúnte con el que te cruzas, puede molestarte hasta el extremo.

Soy madre, tengo tres hijos y estoy esperando el cuarto que, si Dios quiere, nacerá a primeros de julio. Este hecho, en sí mismo, me ha acarreado los comentarios aprobatorios y desaprobatorios de muchas personas (como si les hubiese preguntado qué les parecía). Pero, por encima de todo esto, ser madre me ha transformado.

Me ha transformado porque me he descubierto a mí misma, he conocido cómo soy. Los niños tienen la virtud de “sacarte de ti mismo” constantemente. Y para mí esto ha sido algo maravilloso. Se han desarrollado en mí la empatía y la preocupación por el otro hasta un punto que no se había dado en mi persona. Me han descubierto el don de disfrutar de lo cotidiano, sin necesitar grandes acontecimientos. Me han ayudado, y lo hacen cada día, a salir de mi egoísmo natural porque hay 3 personas que me necesitan (a mí, a su padre, etc) para realizar hasta las labores más básicas del día a día. Y me han ayudado a darme cuenta de lo imperfecta que soy, porque si en la relación de pareja uno descubre sus carencias con facilidad, en el mundo de la maternidad, ya es exagerado. Pero este sentimiento, nada agradable en muchas ocasiones, me invita a querer cambiar cada día, a querer potenciar todo lo bueno para dárselo a ellos. A todo esto hay que añadir el sentimiento sincero de amor, la donación, el sentirse orgulloso, pero no quiero enrollarme mucho.

Es difícil explicarlo y transmitirlo. Todo parece correr, limpiar culetes, lavar ropa, cepillar dientes, pegar grititos, ir con prisas, dar comidas, echar cremas, lavar cabezas, buscar piojos, escribir notas a los profes, sacar uniformes y un larguísimo etc dicho a toda velocidad. Pero no es, ni de lejos, eso. Es descubrir que se te ha confiado una vida humana, sin hacer nada para merecerlo. Que es una persona con ansias, miedos, alegrías, virtudes y un montón de cosas por descubrir y por disfrutar. En definitiva, una vida en la que resultas una de las dos personas más influyentes. Un milagro. Una maravilla.

Si me preguntas, te diré que efectivamente duermo poco, hace mucho que no voy al cine y no paro quieta, pero no me cambio por nadie porque lo que tengo es un auténtico tesoro.

Y a la pregunta ¿piensas tener más? Respondo, no lo sé ni yo porque no está sólo en mi mano pero, sinceramente, ¿a ti qué te importa?”

Sara Blanco Masaveu

Nominaciones al Oscar: Cuestionémoslas

He querido ver dos de las películas nominadas a mejor película y mejor actor, este año coinciden y, la verdad, no hay color, Los descendientes gana por goleada. Para tomar esta decisión, y lo digo por los lectores de este blog, que ya pasamos el centenar y cada vez somos más 🙂  , me baso en mis preferencias que son:

  1. Construcción de personajes
  2. Historia o trama
  3. Novedad

Moneyball

Moneyball es una película que pretende hablar de superación y que lo único que puede vendernos es la interpretación de Brad Pitt, siempre genial eso sí. Consigue tratar un tema deportivo sin largas secuencias en el campo, lo cual le agradecemos quienes no compartimos esa pasión por el beisbol, y cuenta el replanteamiento de estrategia para vencer a un enemigo mucho más poderoso y económicamente más fuerte. La verdad, me da igual. No está mal, pero los personajes, los diálogos y las relaciones entre ellos aburren, no están trabajados, no consigues identificarte con un Brad Pitt cada vez más cerrado e introvertido. Durante toda la película permanece imperturbable,  no se rompe, no llegamos a él. Y tampoco entiendo la nominación a Jonah Hill, el secundario, que no sé si le dan el premio por haber engordado 50 kilos para hacer la película o qué, pero no lo merece. Ni su personaje ni su interpretación llaman la atención. Aguanta el carácter de Billy Beane (Pitt), pero no tiene otro mérito. Sin embargo Madeleine G. Hall (la hija) si consigue llamarnos la atención en una película que carece de sentimientos. Aparece en dos ocasiones y en las dos consigues encariñarte con ella.

Los descendientes

En la contra Los descendientes es una película humana. George Clooney deja su papel de seductor imparable y superior a la raza humana, y se convierte en un mortal  muy atractivo. Nunca en toda su carrera había tenido un papel así, aparece gordito, sin miedo a envejecer, buscándose a sí mismo y adaptándose a la nueva situación en la que se encuentra (el accidente y posterior muerte de su mujer le hace coger las riendas de su vida, para lo que tendrá que mejorar la relación con sus dos hijas). Es un personaje confuso, contradictorio pero profundamente humano. No le hace falta exagerar, todo en él es creíble. Shailene Woodley, la hija mayor, le acompaña durante la trama con una interpretación fresca y juvenil y Amara Miller y Nick Krause (la hija pequeña y el novio de la mayor respectivamente) consiguen sacarnos alguna carcajada convirtiendo este drama en una tragicomedia.

Las dos se dejan ver y consiguen entretenernos pero ninguna es merecedora de las nominaciones que ha obtenido. Moneyball no llega a aburrir pero parece más una película de las tres de la tarde que una película que ha costado 50 millones de dólares. Aunque los personajes, los diálogos y las relaciones de Los descendientes mejoran con mucho a Moneyball, no hay nada novedoso en ella ni nada especialmente destacable. De las películas nominadas que he visto debo decir que “The Help” (Criadas y Señoras) debería llevarse el galardón sin ninguna duda.